OBTENGA GRANDES BENEFICIOS

¿Qué es la artritis?
Junio 8, 2016
Esclerosis múltiple ¿Una sola enfermedad?
Julio 8, 2016

No le de la espalda a la Espondilitis Anquilosante

Dentro de nuestro diario vivir es necesario que tomemos un descanso nocturno reparador para gozar de buena salud, tanto en un nivel general como de la espalda en particular.  Comúnmente se presentan dolores lumbares que nos limitan a ciertas actividades y disminuyen nuestro desempeño a lo largo del día.

Hay muchos tipos de enfermedades en la columna vertebral que pueden presentarse a causa de diversos factores como la genética, las posturas inadecuadas, el desgaste de los huesos, las lesiones, entre muchos otros.

La espondilitis anquilosante (EA) es una forma de artritis que afecta principalmente a la parte inferior de la espalda. Causa inflamación, daña las articulaciones y ataca primero a las articulaciones sacroilíacas entre la columna vertebral y la pelvis.

Los síntomas tempranos más comunes de la EA son:

  • Dolor crónico y rigidez de la espalda baja y las caderas. Este malestar generalmente se desarrolla lentamente por varias semanas o meses.
  • Dolor y rigidez asociados a la EA que empeoran durante períodos de descanso o de inactividad y mejoran con el movimiento y el ejercicio.
  • Las personas con EA frecuentemente se despiertan en medio de la noche o temprano en la mañana con dolor de la espalda.
  • Sentirse muy rígido en la mañana.

Actualmente no existe ningún tratamiento capaz de curar definitivamente este padecimiento. Sin embargo, sí existen una serie de medicamentos eficaces y técnicas de rehabilitación que alivian el dolor y permiten una buena movilidad, con objeto de lograr una buena calidad de vida.

Los medicamentos antiinflamatorios logran disminuir e incluso suprimir la inflamación articular, aliviando de esta forma el dolor y permitiendo un reposo nocturno satisfactorio.

El pilar más importante en el tratamiento de la EA es la rehabilitación permanente, es decir la realización de ejercicios físicos reglados y ejercicios respiratorios orientados a fortalecer la espalda, para evitar la rigidez y la pérdida de movilidad de la columna vertebral.

El mantener una buena postura ayuda a minimizar los efectos de la EA, por lo que le recomendamos que  ya sea que esté dormido, sentado o de pie, mantenga una postura apropiada para evitar que las articulaciones se fusionen en posiciones indeseables.

Invierta en un colchón que le brinde un excelente soporte y trate de dormir boca arriba con una almohada delgada o una que solamente apoye la cavidad del cuello. Mantenga las piernas derechas en vez de dormirse en posición fetal. Si se le dificulta o le resulta incómodo dormir de esta manera, consulte con un fisioterapeuta sobre otras maneras de posicionar su cuerpo para mayor comodidad y eficacia.

Frecuentemente, los síntomas pueden aliviarse o controlarse con tratamiento, de modo que pueden llevar una vida normal y productiva.

Usted podrá probar los diferentes modelos de colchones Tempur y las diferentes almohadas Tempur si visita nuestras sucursales.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *